Una guía para recorrer los pasos de Gabriel García Márquez por el Caribe

Desde la casa donde nació, pasando por diversos puntos que inspiraron personajes e historias para sus relatos, hasta su lugar de tertulia intelectual.

Este seis de marzo se conmemora el natalicio número 95 de Gabriel García Márquez, el único escritor colombiano ganador del Nobel de Literatura (1982), así como uno de los más reconocidos y leídos en lengua hispana alrededor del mundo. 

Por tal motivo, en Colombia Visible construimos una ruta con ocho puntos de la región Caribe por los que alguna vez pasó Gabo o que fueron fuente de inspiración de unos de sus relatos. 

Casa Museo Gabriel García Márquez – Aracataca, Magdalena

casa gabo
Luego de ser reconstruida en 1996, en 2010 pasó a ser un museo con el apoyo de la Universidad del Magdalena. / FOTO: Universidad del Magdalena

Era la casa de los abuelos de García Márquez, donde nació y se crió hasta los nueve años. Allí escuchaba historias de la Guerra de los Mil Días, que le contaba su abuelo, quien fue veterano de ese conflicto, del que luego Gabo escribió en sus obras. 

Después de varios años de un proceso de reconstrucción que siguió una serie de estudios aprobados por el escritor y su familia, el Gobierno la declaró Monumento Nacional, en 1996. 

Más tarde, en 2010, la casa se transformó en un museo con el apoyo de la Universidad del Magdalena, institución de la que depende desde entonces. 

Hoy el museo cuenta con catorce ambientes que recrean de manera detallada los espacios en los que vivió su infancia, y narra la vida y obra del escritor en sus diferentes facetas: familiar, social, económica, política y demás. 

La Casa del Telegrafista – Aracataca, Magdalena

telegrafista gabo
Allí trabajó su padre, desde donde le enviaba mensajes de amor a su madre. / FOTO: Trip Advisor

Fue allí donde trabajó Gabriel Eligio García Martínez, padre de Gabo. Desde allí le enviaba mensajes de amor a Luisa Santiago Márquez, madre del escritor y enamorada suya, a quien sus padres habían sacado de Aracataca para apartarla de él. 

Así, dicen que ese fue el lugar que inspiró a la nostalgia del coronel, al esperar cartas que nunca llegaron, en su obra ‘El coronel no tiene quien le escriba’. 

Parque Plaza del Centenario – Ciénaga, Magdalena

plaza ciénaga gabo
Aquí combatió Nicolás Márquez, abuelo de Gabo y quien inspiró, en parte, el personaje del coronel Aureliano Buendía. / FOTO: Shutterstock

En inmediaciones de esa plaza, Nicolás Márquez, el abuelo del escritor, luchó durante la Guerra de los Mil Días luego de retornar a Ciénaga tras haber sido enviado a Panamá.

En la plaza se enfrentó a las tropas del general Florentino Manjarrés, centralista, y quien es mencionado por García Márquez en Cien Años de Soledad como antagonista del coronel Aureliano Buendía. 

Cuentan que, en gran medida, Aureliano Buendía está inspirado en el abuelo de Gabo, así como en el general Rafael Uribe Uribe, con quien combatió Nicolás Márquez. 

Cementerio San Miguel de Ciénaga – Ciénaga, Magdalena

En el ‘cementerio de los ricos’ está enterrada la persona que inspiró el personaje de Remedios, la bella. / FOTO: Cienaga Magdalena

Conocido como ‘el cementerio de los ricos’, resguarda la tumba de la persona que, dicen, inspiró a Gabo a crear el personaje de Remedios, la bella, en su más reconocida novela, ‘Cien años de Soledad’. 

El nombre real de la persona que inspiró el personaje, aquella mujer a la que García Márquez describe como la mujer más bella del mundo, es Rosario Barranco, quien fue la primera Señorita Magdalena, en 1933. 

Su apodo era Rosario, la bella, y alrededor de su personaje había historias que dan cuenta de su inigualable belleza. Dicen que Gabo la tomó de referencia y adecuó su nombre a Remedios, porque su belleza era como un remedio. 

Pensión Suiza – Cartagena, Bolívar

Luego de que el 9 de abril de 1948 Juan Roa Sierra asesinara a Jorge Eliecer Gaitán, Bogotá y el país entero entraron en una enorme y violenta conmoción.

A raíz de ello, entre otras cosas, cerró sus puertas la Universidad Nacional, donde en ese momento estudiaba derecho Gabriel García Márquez.  

Así, junto con algunos de sus compañeros, decidió migrar a Cartagena, pues la universidad de ‘La Heróica’ era de las pocas que continuaba abierta. De esa manera, quedó con sus compañeros de encontrarse en la Pensión Suiza, un antiguo albergue en el centro histórico de la ciudad para pagar, entre todos, una habitación. 

Sus amigos, sin embargo, no llegaron y Gabo, corto de efectivo, decidió dormir en una banca de la Plaza de Bolívar, a pocas cuadras de la Pensión, con la mala suerte de que también en Cartagena había toque de queda. 

La Policía se lo llevó a los calabozos, y García Márquez pasó allí la noche, en el edificio donde hoy queda el Hotel Charleston Santa Teresa. 

Periódico El Universal – Cartagena, Bolívar

El universal gabo
Allí fue donde Gabo comenzó en su oficio de periodista, uno que describió como ‘el mejor oficio del mundo’. / FOTO: El Universal

En el Centro Histórico de Cartagena, más exactamente en la calle de San Juan de Dios, está el edificio donde en 1948 comenzó a operar el periódico El Universal

Fue allí donde Gabriel García Márquez inició su carrera periodística, poco tiempo después de que se inaugurara el proyecto. 

Trabajando como reportero conoció a quienes serían algunos de sus grandes maestros, como Clemente Manuel Zabala y Domingo López Escuariaza.

Es allí, además, donde comenzó a nacer aquella teoría que repitió siempre Gabo de que el buen periodismo se aprende en la sala de redacción al lado de las máquinas, con grandes maestros que ofrecen sus trucos y corrigen a los que van comenzado en lo que él llamó ‘el mejor oficio del mundo‘.

Baluarte de San Francisco Javier – Cartagena, Bolívar

Es el lugar donde, presuntamente, García Márquez entrevistó por primera vez a Luis Alejandro Velasco, el marino protagonista de la crónica novelada ‘Relato de un náufrago’. 

En ese mismo lugar funcionaba antes el Hospital Naval, donde comenzó la relación entre Velasco y García Márquez. Sin embargo, en ese momento, las entrevistas no eran para escribir un libro, sino para realizar la serie de artículos que años más tarde se convirtieron en el libro. 

Esa crónica, que Gabo hizo para para El Espectador, cuando era periodista de ese diario, se tituló: ‘La verdad sobre mi aventura’ y estuvo compuesta de 14 entregas, que marcaron la historia del periodismo en Colombia. 

La Cueva – Barranquilla, Atlántico

La Cueva Gabo
Fue hogar de numerosos encuentros y tertulias intelectuales que sostuvo Gabo con personajes como Alejandro Obregón y Álvaro Cepeda Zamudio. / Fundación La Cueva

Luego de varios años de reunirse en la Librería Mundo, el célebre Grupo de Barranquilla, conformado, entre otros, por García Márquez, Álvaro Cepeda Samudio, Alejandro Obregón, José Felix Fuenmayor y Julio Mario Santo Domingo, comenzó a celebrar sus tertulias intelectuales en el bar La Cueva. 

Allí charlaban, en medio de borracheras y extravagancias, de literatura, periodismo, cine y pintura. 

En 1969, La Cueva cerró y el grupo trasladó sus encuentros a La Tiendecita, que hoy es un reconocido restaurante. Años más tarde, sin embargo, La Cueva fue restaurada y es hoy un centro cultural y restaurante bar. 

Siga leyendo

Gabriel García Márquez fuera de los libros: ocho de sus historias llevadas al cine

Al estilo de ‘La Cueva’, este departamento también cuenta con su colectivo literario