La Ruta Libertadora en cinco paradas: un viaje en carretera por la historia independentista

En 1819 las tropas patriotas emprendieron camino desde Venezuela hasta Ventaquemada en un último recorrido para conseguir la independencia. Reviva esos pasos con esta guía por la Ruta Libertadora.

Fueron 28 las poblaciones las que recorrió el ejército libertador antes de dar el grito definitivo de independencia, el siete de agosto de 1819, nueve años después de que comenzara el proceso, el 20 de julio de 1810

La ruta partió el 23 de mayo de 1819 desde Aldea de los Setenta, en el Estado de Apure, en Venezuela. Fue desde allí que Simón Bolívar designó los cargos militares para el Estado Mayor de la Campaña Libertadora y dio las primeras órdenes para su ejecución. 

Luego de 77 días de lucha, el 7 de agosto de 1819, se libró en Ventaquemada, Boyacá, la última y más importante batalla de la Campaña Libertadora: la Batalla del Puente de Boyacá. Allí, habiendo derrotado a los españoles, Bolívar y su ejército marcharon hacia Bogotá para consolidar la victoria y comenzar un gobierno republicano.

Recorra, con esta guía, algunos de los lugares más representativos de la ruta por donde hace más de dos siglos pasaron los comuneros, soldados, campesinos e indígenas que dieron a Colombia su libertad. 

Tame, Arauca

El Parque del Encuentro es un monumento en Tame, Arauca, para recordar el encuentro entre Bolívar y Santander que puso en marcha la Campaña Libertadora. / FOTO: Héctor Ocampo

Procedente de Venezuela y luego de haber recorrido alrededor de 200 kilómetros, Bolívar y su ejército venezolano llegaron a Tame el 12 de junio de 1819 para reunirse con Francisco de Paula Santander y sus tropas granadinas. 

Desde allí comenzaron juntos la marcha hacia Boyacá, atravesando primero algunos parajes del Casanare como Chire, Pore y Nunchía

Fue en Tame, población a la que Bolívar bautizó como ‘La Cuna de la Libertad’, que nacieron las Fuerzas Militares, por lo que hay más de 12 monumentos históricos regados por el municipio que recuerdan el rol de la zona en la ruta libertadora. 

Uno de los principales es el Parque del Encuentro, un espacio creado con el fin de recordar, precisamente, el encuentro entre Bolívar y Santander. Allí, se alzan estatuas de ambos próceres, así como una serie de placas que explican lo que sucedió en el actual municipio 

De la misma manera, el Parque Central General Santander, que fue la primera plaza del municipio, es otro lugar de relevancia histórica pues fue allí, exactamente, donde se encontraron ambos ejércitos, así como el lugar donde Bolívar bautizó a Tame como la ‘Cuna de la Libertad’. 

Páramo de Pisba, Boyacá

El Páramo de Pisba fue el lugar por el que cruzaron las tropas de Bolívar y Santander desde el llano y hacia las montañas boyacenses. / FOTO: Situr Boyacá

Entre el 1 y 7 de julio de 1819, se llevó a cabo el paso de las tropas libertadoras por el Páramo de Pisba que pertenece a los hoy municipios de Socha, Tasco, Jericó, Pisba y Socotá, en Boyacá. 

El paso por el páramo fue por etapas, previendo las duras condiciones del lugar: temperaturas heladas, fuertes lluvias, riachuelos y quebradas crecidas, densa neblina y pantanos que hacían del camino mucho más difícil de recorrer. 

Por sus condiciones, la ruta tomada por el ejército libertador contribuyó a la victoria, pues las tropas españolas no pensaron que fueran a cruzar por allí desde la llanura y hacia las montañas boyacenses. 

Lo hicieron en dos grupos. El primero de vanguardia comandado por Santander y otro de retaguardia comandado por Bolívar. Ambos grupos sufrieron varias muertes en el camino a causa de la inclemencia del lugar, sin embargo, el 7 de julio terminó el paso cuando las últimas tropas llegaron a Socha. 

En el páramo nacen importantes ríos como el Arzobispo y el Cravo Sur. Es fuente de agua para varios municipios de Boyacá y Casanare y sus lugares más representativos, que se pueden visitar realizando caminatas ecológicas, son la Serranía Peña Negra, la Laguna de las Estrellas, la Laguna Verde, el Alto la Buitrera y la Laguna del Soldado, por donde pasó el ejército, entre otros. 

Desde Tame hasta Pisba hay alrededor de 250 kilómetros que se recorren en carro en un aproximado de 5 horas y 40 minutos usando la vía hacia Yopal y luego desviándose hasta Pisba. 

A Socha, por otro lado, lugar al que llegó el ejército luego de atravesar el páramo, hay 178 kilómetros desde Tame y un recorrido por tierra de alrededor 5 horas y media por la vía hacia Sogamoso. 

Pantano de Vargas, Paipa, Boyacá

Fue en el Pantano de Vargas que se libró una de las batallas decisivas para conseguir la libertad de Colombia el 25 de julio de 1819. Este monumento recuerda a los 14 lanceros que fueron determinantes en la victoria/ FOTO: Shutterstock

En la noche del 24 y la madrugada del 25 de julio tuvo lugar, en el Pantano de Vargas, un estrecho valle ubicado en jurisdicción del actual municipio de Paipa, una de las batallas más importantes y decisivas de la campaña libertadora. 

Bolívar quería cerrarle el paso a las tropas realistas comandadas por José María Barreiro, que se dirigían hacia Bogotá. Sin embargo, por el cansancio, la desnutrición y el debilitamiento general de las tropas independentistas, luego del paso por el Páramo de Pisba, el ejército de Bolívar por poco es derrotado. 

Fue gracias a 14 lanceros comandados por Juan José Rondón, recién entrados a la campaña libertadora y quienes lograron romper las filas del ejército español para facilitar el ataque de los independentistas, que Bolívar, Santander y sus tropas consiguieron la victoria para luego marchar hacia Tunja

El Pantano de Vargas se encuentra a diez kilómetros de Paipa y es uno de los principales atractivos turísticos de la zona. Para conmemorar la batalla que allí se libró, se erigió un monumento a Bolívar y los 14 lanceros. Además se pueden realizar caminatas, visitas a otros lugares históricos, recorridos en carruajes y visitar el Museo Varguitas, que cuenta la historia completa. 

Desde Socha hasta Paipa hay alrededor de 73 kilómetros que se recorren, en promedio, en poco menos de dos horas en carro, por la vía hacia Tunja. Desde Pisba, por su parte, el camino en más largo. Son 154 kilómetros y poco menos de cinco horas en carro por la vía hacia Sogamoso-Duitama-Paipa. 

Tunja, Boyacá

La Catedral Basílica Metropolitana Santiago de Tunja es protagonista de las celebraciones que la capital boyacense durante Semana Santa. / FOTO: Shutterstock

El ejército libertador llegó, a través del camino de Toca, el 5 de agosto a las 10 de la mañana, a Tunja, donde el general José María Barreiro tenía instalado un cuartel general provisto de armamento, comida y vestimenta. La llegada a la hoy capital de Boyacá fue la primera toma militar y política de una de las ciudades neogranadinas más importantes que realizó Bolívar y su ejército. 

Tunja fue clave durante todo el proceso independentista. Previo a la reconquista española, en 1811, declaró su independencia definitiva de España y se autoproclamó como República de Tunja con su propia constitución. 

En 1816, sin embargo, fue reconquistada por José María Barreiro, quien fusiló a Juan Nepomuceno Niño y a José Cayetano Vásquez, primeros gobernadores de la provincia de Tunja, en el Paredón de los Mártires

Luego fue liberada en 1819 por Bolívar, Santander y sus ejércitos. Hoy todavía se conserva, en el Bosque de la República, un parque y monumento nacional ubicado en el Centro Histórico, el Paredón de los Mártires. En ese mismo sector, pero en la Plazoleta de San Laureano, está ubicada la Columna de los Mártires, un homenaje a la campaña independentista. 

En Tunja, además, puede visitar el Museo Casa del Fundador Gonzalo Suárez Rendón; la Catedral Basílica Metropolitana; el Convento de Santa Clara la Real, que fue el primero en el Nuevo Reino de Granada, así como la Iglesia de Santo Domingo

De Paipa a Tunja hay 41 kilómetros que se recorren, en promedio, en 45 minutos en carro. 

Puente de Boyacá, Ventaquemada, Boyacá

En el Puente de Boyacá se libró la batalla definitiva para la victoria independentista el 7 de agosto de 1819. / FOTO: Shutterstock

El sábado 7 de agosto de 1819 tuvo lugar en el valle del río Teatinos, la Batalla de Boyacá, la más importante de la Campaña Libertadora pues fue con esta que se consolidó la independencia de la Nueva Granada.

Entre las 2 y las 4:30 de la tarde combatieron en el cruce del río el ejército criollo, más de 2.850 hombres contra el ejército realista, que por su parte abarcaba a 2.670 hombres. Al final prevalecieron los criollos y los españoles huyeron y se rindieron en masa. 

Luego de Salvador Salcedo, el primer soldado en cruzar el puente, cruzó Santander y gritó: “¡Somos libres, viva la patria, hemos vencido!”. 

Esa batalla dio la independencia a Colombia y fue decisiva para otros triunfos libertadores como el de Carabobo en Venezuela, Pichincha en Ecuador y Ayacucho, que dio la libertad a Perú y Bolivia. 

Hoy se erige allí un pequeño puente, construido a principios del XVIII en reemplazo del original y fue declarado Monumento Nacional de la Independencia en 1920, además es Patrimonio Cultural de la Nación.  De la misma manera se encuentra el Monumento al Libertador Simón Bolívar; la Plaza de las Banderas, que tiene las banderas de los países Bolivarianos y es donde se encuentra el Pebetero, una llama que permanece siempre encendida simbolizando la llama perpetua de la libertad. 

También está la Estatua del General Santander, El Obelisco, El Ciclorama y Las Piedras de Pedro Pascasio Martínez, el soldado que hizo prisionero al general Barreiro. 

Desde Tunja hasta el Puente de Boyacá hay poco menos de 22 kilómetros que se recorren en alrededor 23 minutos