Cinco destinos para iniciarse en el avistamiento de aves en Colombia

Aunque Colombia es conocido como el país de las aves, las actividades de avistamiento siguen siendo poco comunes entre la población. Sin embargo, existen lugares tan ricos en biodiversidad que son considerados únicos en el mundo. Esta es una selección con cinco de ellos para iniciarse en estas disciplina. 

Durante los últimos años Colombia se ha convertido en una potencia mundial de avistamiento de aves, tanto así que en 2021 consiguió por tercera vez consecutiva (y la sexta en total) el primer puesto como el país donde más se ven aves en el Global Big Day, el día mundial del avistamiento de aves, una iniciativa ciudadana que comenzó en 2015 con el objetivo de concientizar al mundo sobre la conservación de las aves.

Hablamos con Niky Carrera y Mauricio Ossa, directores de Birds Colombia, uno de los proyectos más grandes de avistamiento de aves del país, y estos fueron sus cinco lugares recomendados para que los interesados en el aviturismo puedan encontrarse con varios ejemplares de aves que caracterizan los ecosistemas nacionales.

1) Bosque de Niebla (Valle del Cauca)  

El clima de los bosques de niebla da la sensación de un invernadero natural. /FOTO: Alcaldía de Cali.

Ubicado a media hora del casco urbano de Cali, en el Kilómetro 18 entre la capital del Valle del Cauca y Dagua, se encuentra el Bosque de Niebla, un lugar donde se hallan más de 350 especies de aves. A los alrededores es posible visitar fincas que ofrecen sus servicios para una ruta de avistamiento completa.  

Esta zona del Valle del Cauca se encuentra la mayor cantidad de especies de colibrí en Colombia y, quienes residen en dichas fincas, tienen todos los elementos para atraer la atención de las aves de manera respetuosa con ellas y con el ecosistema, de tal manera que sea más fácil para los turistas conocerlas dándoles, por ejemplo, comida y agua con azúcar.  

Dentro de las más conocidas se destacan la finca Alejandría. Allí se pueden divisar aves llamativas como la tangara multicolor y el colibrí ‘zumbador’, la tercera especie de colibrí más pequeño del mundo con solo cinco centímetros. 

2) Reserva Natural Rio Blanco (Manizales) 

Ubicada sobre la Cordillera Central Andina, la cuenca del río Chinchiná se halla rodeada de bosque de niebla, donde se crea el ambiente propicio para que esta zona sea la más biodiversa de Manizales y, además, se considere uno de los tres lugares más importantes para el avistamiento de aves en el mundo. 

Dentro de sus bosques es posible encontrar especies endémicas de Colombia que pueden apreciarse durante las caminatas ecológicas realizadas en compañía de guías especializados.

Llegar a este lugar le permitirá conocer otras especies únicas de fauna y flora colombianas como la palma de cera y 40 especies distintas de orquídea, nuestra flor nacional.

3) Monserrate (Bogotá) 

Uno de los sitios turísticos más importantes de Bogotá. /FOTO: Shutterstock

En Bogotá existen seis observatorios de aves. Uno de los más atractivos es el que se encuentra ubicado en el Sendero Ecológico El Paramuno (cerca a Monserrate). A diferencia de las reservas naturales o fincas en veredas de otros departamentos, la llegada a este lugar se facilita dada la ubicación tan cercana al casco urbano.  

Bogotá cuenta con su propia Red de Observatorios de Aves. Según datos de la Alcaldía, es la capital con mayor cantidad de especies de aves del mundo con un total de 160 solo en el casco urbano. En el área rural la cifra asciende a 500 especies.

El barbuduto paramuno y la tingua azul son dos de las más llamativas.

4) Laguna de Sonso (Valle del Cauca)  

Se encuentra ubicada entre los municipios de Buga, Yotoco y Guacarí. /FOTO: Sistema Departamental de Áreas Protegidas del Valle del Cauca.

En el complejo de humedales de la cuenca alta del Río Cauca se ubica la Laguna de Sonso, lugar donde dos tipos de ambientes (el lagunar y el arbóreo) crean las condiciones distintas, pero complementarias, para la existencia de determinado tipo de especies de aves. 

Son alrededor de 160 las que pueden avistarse en el lugar. En la laguna, por ejemplo, se encuentran garzas, patos y playeras; en los árboles se pueden divisar mieleros y turpiales. Se dice que son alrededor de 34 especies migratorias las que suelen frecuentar la laguna, una de ellas es el águila pescadora. 

La reserva se ubica en un lugar central para la biodiversidad del Valle pues, además de la laguna, también se encuentran otros grande atractivos turísticos como el Museo de la Caña y el Parque Natural Nacional El Vínculo.

5) Parque Arvi (Medellín)

El pájaro carpintero bellotero se encuentra desde el sur de Estados Unidos hasta Colombia. /FOTO: Shutterstock

Una de las principales recomendaciones de los pajareros para quienes apenas dan sus primeros pasos en el avistamiento de aves, es buscar espacios cercanos que faciliten la familiarización con las especies, uno de ellos es el famoso Parque Arvi, en Medellín.  

El parque está compuesto por más de 1.700 hectáreas de bosque dentro de las cuales se pueden apreciar cerca de 100 especies de aves distintas. Es un espacio ubicado en una zona asequible para la población de la ciudad que no desee realizar viajes más largos a reservas naturales de mayor tamaño. 

Dentro de las especies más atractivas de este lugar se destaca el pájaro carpintero bellotero, un ave cuyo rasgo distintivo es su cresta roja y su familiaridad con la famosa caricatura del personaje de ficción el ‘Pájaro Loco’.

Siga leyendo: